domingo, 6 de noviembre de 2011

Cómo publicar un libro

Son muchas las personas que me contactan para conocer el proceso de publicar un libro. Como no puedo responder a todas con detalle escribiré este post para que quede público y accesible para todos.
Hay un  portal llamado escritores.org que realiza esta excelente labor de asesorar a los nuevos escritores. Así que no voy a contar nada que ya no esté publicado en la red. Yo solo tengo dos novelas, seguro hay personas que puedan aportar mucho más que yo, pero como los correos siguen llegando creo que el universo me indica, con señales de neón, que debo compartir esta experiencia. Aunque lo escribiré a mi modo y desde mi visión.

Primer paso:
Cuando has terminado el manuscrito (chapó por ti, ya que no es tarea sencilla) dáselo a leer a personas de tu confianza. Por ejemplo  a alguien que tenga en su haber, bastantes libros leídos. Este tipo de lector te puede ofrecer su punto de vista con más detalles sobre la estructura, los personajes (si es ficción), el lenguaje, la gramática, etc.. Y luego dáselo a leer a personas que no suelan leer... ¡son mis preferidas! ¿Por qué? Pues porque suelen ser más sinceras, no se andan por las ramas y no tienen aguante y aunque no pueden dar detalles técnicos te dirán:
- ¡Me ha gustado mucho!,
Aunque si les preguntas:
 - ¿Así? y...¿por qué?
Te responderán escuetamente:
- Porque sí.
 O si no les ha gustado nada pueden pasar meses y todavía no habrás recibido una respuesta. O recibirás una  parecida a esto:
 - Es que no me gusta leer, ya te lo dije.

Luego tú mismo, reflexiona sobre las opiniones de tus primeros lectores y si lo crees conveniente ajusta, corrige, amplia, etc...
Una cosa muy importante, diría que la que más, es que el libro te guste a ti. Que te encante tu obra. Si no amas a tu "hijo" será más difícil sostener la austoestima creativa durante el largo proceso de edición y publicación.

Segundo paso:
Revisión ortotipográfica, de estilo, etc...
Los trabajos literarios creativos son más emocionales que mentales, por eso si mientras escribes tienes el piloto mental en off puedes escribir cosas que luego ni tú mismo entiendes. Para eso están los correctores, que son profesionales que ven tu obra desde un punto de vista más objetivo y racional y pescarán todos los fallos gramaticales que se te hayan podido pasar mientras estabas en la luna descargando historias para compartir.
Que corrijan o no tu obra es opcional para el tercer paso .

Tercer paso:
Registrar la obra en el registro de la propiedad intelectual.
Te pedirán una copia del manuscrito y deberás rellenar un impreso. Hay que pagar una tasa, es un importe pequeño.
Te darán una copia con una matrícula. El original sellado te llegará en unos meses.
El registro es para que quede constancia de tus derechos como autor. Muchas editoriales y agentes literarios pueden pedirte una copia del registro.

Cuarto paso:
Ahora es el momento de escoger si vas a autopublicarte o vas a buscar un editor para tu libro.
Autopublicarse es una opción ahora muy de moda, fácil y económica. Con los años creo que será la opción más utilizada. La autopublicación digital te permite llegar rápido al lector, crearte una pequeña red de lectores y compartir con ellos comentarios y opiniones.
Las más conocidas webs para colgar tu libro en digital y/ o en impresión bajo demanda son: bubok y lulu
En estos portales de edición libre, puedes dejar que los lectores se lo descarguen gratis para la versión en PDF, o ponerle un precio. Eso es elección personal. La edición en papel siempre lleva un coste mínimo.
Si vas a vender tus libros necesitarán un código de barras. Se solicita en la agencia del ISBN.
Necesitas uno para el libro en papel y otro para el libro en formato electrónico.

La opción clásica para ver tu obra publicada es enviar tu propuesta de edición a las editoriales. Busca siempre las que muevan la temática de tu libro. En escritores.org tienen un listado. 
También puedes contactar con agentes literarios que serían intermediarios entre tú y el editor.

¿Cuál es mejor opción? Pues ni una ni otra, cada escritor tiene su propio destino y su alma sabe hacia dónde debe ir. Solo hay que estar atentos a las señales, los comentarios, los guiños que nos hace el universo para indicarnos nuestra mejor opción, aquella que nos encaja a la perfección por lo que somos aquí y ahora. El resto son juicios de la mente, cifras, estadísticas y números que  nada tiene que ver con la fuerza más mágica que mueve todo el universo: el poder del deseo del alma.
Porque si estás destinado a que tu mensaje se oíga en el mundo entero así será aunque lo hayas escrito en un rollo de papel del WC.

No te voy a decir... ¡suerte con tu libro! Te diré:...que la magia te acompañe.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios ofensivos no serán publicados

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.