miércoles, 31 de diciembre de 2014

Fin de ciclo 2014



Todo comienzo requiere de un final. En las puertas de lo que empieza miramos una última vez hacia el camino recorrido. Doce meses que no abarcan ni en tiempo ni en espacio todo lo amado, todo lo vivido, todo lo experimentado. Podemos cambiar de números, pero nuestra consciencia puede estar conectada hacia delante generándonos: estrés, ansiedad, deseos, dudas, miedos… hacia atrás… que lo único que conseguimos es frustración, arrepentimiento, rabia, impotencia, tristeza, odio, rencor… o escoger vivir en el eterno ahora, al menos en vibración es el estado más neutro y beneficioso.

 Se termina un ciclo, pero de nosotros depende lo que vamos a llevarnos a cuestas para el próximo.  Aunque hay cosas que no podemos por ahora escoger, sí podemos elegir la actitud con la que enfrentarlas. No son tiempos fáciles, pero es cuando más fuertes y seguros debemos estar. Ser conscientes que nuestro camino se crea desde nuestras decisiones. No sirve de nada culpar a los demás. Decisiones que podemos tomar en estados alterados o en estados neutros y conscientes. Elecciones que marcan cada paso y el paso siguiente, que crean bifurcaciones que nos acercan a nuestro verdadero camino evolutivo o que nos alinean hacia otra dimensión que solo busca volvernos a enredar con promesas de libertad y prosperidad venidas de manos de otros, pero nunca de las nuestras propias, como si no fuésemos lo suficientemente capaces de crear algo realmente grandioso. Que siguen tratándonos como niños a los que deben manejar a su antojo y criterio.

 Quizás todavía vean que no somos responsables de nuestros actos, que seguimos culpando a todos de nuestras desgracias, que seguimos faltándonos al respeto, que no dudamos en odiar o en envidiar a aquel que tiene algo que queremos, que no perdemos la oportunidad para criticar y juzgar al que no está presente, que seguimos enganchados en banderas y símbolos que nos dividen y nos hacen sentir superior al resto. Quizás por todo esto…y por más cosas. Pero seguimos siempre a tiempo de volver a la verdadera unidad. Empezando por nuestros propios círculos afectivos. Ahí está la auténtica y verdadera regeneración. Merece la pena. Si seguimos nuestra intuición jamás nos equivocaremos. Un fuerte abrazo para todos mis lectores y un muy feliz año 2015 de auténtica unión desde nuestros corazones. I.SHARII

miércoles, 15 de octubre de 2014

REFLEXIÓN sobre la libertad



Hoy me pregunto sobre la libertad. Y releyendo todo lo escrito me surge una profunda inquietud: ¿acaso nos permitiremos algún día ser libres de verdad?¿es un lujo o un derecho humano?¿Por qué nos encadenamos los unos a los otros?¿Ser libre significa  poder moverme por este planeta o poder escoger el color de mi chaqueta? ¿Podemos ser libres y responsables a la vez?
¿Qué es ser libre para mí?
¿Siento en todo momento estar actuando desde mi propio corazón? ¿Tengo la libertad de escoger vivir todo aquello que necesito para crecer interiormente? ¿Estoy haciendo o diciendo cosas en contra de mis propios valores por gustar o encajar socialmente? ¿Cómo puedo saber que mis decisiones no están influenciadas por otros para dejarlos contentos? ¿Me siento en la obligación de dar explicaciones a las personas para aplacar sus egos? ¿Soy realmente de pensamiento libre?¿Cómo sé que no estoy bajo la influencia de algún credo, grupo ideológico o religión cuando tomo decisiones para mi vida?
¿Cuántas veces nos comprometemos a estar dónde no queremos estar ni con quién no queremos estar a pesar de ser perjudicial para nuestros caminos de vida?
Si nos amamos nos dejamos ser en libertad, y ese amor crea obras maravillosas, relaciones puras y gratificantes, momentos inolvidables...
Pero seguimos controlándonos, pidiendo, demandando lealtades, culpabilizándonos, victimizándonos,  chantajeándonos emocionalmente en pos del amor, la amistad, las tradiciones, la religión, el dinero, la familia...
¿Cómo vamos a saber qué es lo auténtico si no dejamos a las personas que actúen desde su libertad? ¿Cómo vamos a llegar a conocernos en profundidad si jamás nos hemos permitido ser libres de corazón?¿A qué tenemos miedo? Lo verdadero siempre permanece con nosotros, es pura energía, por más vueltas que dé la vida. ¿Para qué sufrir entonces?
Ojalá nos dejemos ser en libertad. Ojalá seamos valientes para permitirlo. I.Sharii