martes, 19 de junio de 2012

ALIMENTACIÓN consciente


Ahora que estamos en plena campaña de verano y muchas personas se van a lanzar (a última hora) a hacer una dieta para adelgazar quiero compartir mi experiencia con el tema de la alimentación. Vaya por delante que no soy dietista, ni nutricionista ni médico. Y que aconsejo que acudas a un profesional.
Yo sufría de mala digestión. Siempre que terminaba una comida tenía hinchazón abdominal, malestar e incluso mareos y dolores de cabeza. También iba engordando poco a poco, y no tomaba copiosas comidas. Había algo que fallaba en mi sistema digestivo. Más bien…la comida que ingería o cómo la ingería, hacía que un aparente manjar se volviese tóxico una vez dentro de mi cuerpo.
Y como dice el refrán: cuando el alumno está preparado…me topé un día con una vídeo-charla de Ana Rogelia Monsalve. Me fascinó enseguida como exponía su trabajo con la mezcla de la ciencia y la espiritualidad. Estudié todos sus vídeos y supe que tenía que conocerla.
Mi intuición fue acertada: es un encanto de mujer, cariñosa y muy humanitaria. Eso sí…de fuerte carácter y sin pelos en la lengua, como me gustan a mí las personas… ¡auténticas!
Su forma de entender la alimentación me llegó. Jamás hubiese hecho una dieta por estar físicamente bella. Yo necesitaba entender el cómo y el porqué de las cosas. Mi dieta tenía que tener un significado profundo y estar relacionada con la salud celular y energética. Porque yo solo entiendo el mundo a través de la energía, los sentimientos y las emociones. Si no las cosas no me calan, no me traspasan.
Comencé a cambiar mi alimentación en junio de 2010 y he soltado diez kilos de pesos. Me siento genial, mi estómago ya no sufre. Y con esos kilos también solté muuuchas emociones estancadas, muuuchos patrones genéticos y muuuchos malos hábitos, tanto personales como alimenticios (el alimento solo es el reflejo más denso en energía)
Si quieres comenzar una dieta y soltar pesos hay que concienciarse de que realmente quieres soltarlos y que estás dispuesto a cambiar tu hábito alimenticio para siempre, no ya por estética sino por salud. Con eso no quiere decir que de vez en cuando te des un capricho: un trozo de tarta (mejor casera y con ingredientes naturales), una pizza con los amigos, etc… Aunque quizá después de un tiempo, ya no te sepan tan bien como antes (por lo menos es mi caso)
Este proceso es mejor hacerlo acompañado de un profesional y también implicar a la familia ya que deben ayudarte y ser comprensivos contigo.
La alimentación es el pilar fundamental de la salud. Una mala alimentación genera muchas enfermedades, muchísimas más de las que realmente se admite. Mírate los vídeos de Ana RogeliaMonsalve. También los vídeos del congreso de alimentación consciente. Infórmate sobre qué estás comiendo, es tu responsabilidad y si tienes hijos con más razón todavía.
El azúcar y las harinas refinadas transgénicas son tóxicos para la salud. Sus códigos alimenticios están destruidos.
Beber mientras comes genera hinchazón, mala digestión y mala absorción de los nutrientes. Y si bebes alcohol, peor todavía, la comida se fermenta y se alcoholiza haciéndola más tóxica y ácida para la sangre.

Soltar peso no es difícil, se necesita disciplina (eso sí) y mucha consciencia. ¿Por qué consciencia? Pues porque te ayudará a estar en paz y comprenderte mejor. Meditar un rato cada día y estar en estado de acecho y cuando sientas esas tentaciones de chocolate, dulces o grasas saturadas, sentir qué emoción la acompaña. Qué carencia emocional está sustituyendo el dulce, o qué vacío estoy llenando con la hamburguesa con patatas fritas. Por eso es bueno ayudar a la dieta con actividades nuevas o que te gusten, como leer algo que alimente tu alma, bailar, pintar, crear lo que te entusiasme, etc… Esto te llenará energéticamente y sentirás muchas menos ganas de comida basura.

En muchos casos la mala alimentación ya forma parte de las costumbres de la familia, no hay sentimientos personales detrás (quizás sí heredados, pero no conscientes: padres que pasaron hambre en su niñez) Solo hay que observar tu entorno sin juzgarlos. Tampoco hay que obligar a nadie adulto a que siga tu cambio alimenticio. Siempre con respeto.
Dejo los enlaces de los vídeos y espero te sirva de ayuda:





Enfermedades infecciosas - 1 -------- Ana Rogelia Monsalve from MIZAR-PETRUS on Vimeo.

Enfermedades infecciosas - 2 ------- Ana Rogelia Monsalve from MIZAR-PETRUS on Vimeo.

jueves, 14 de junio de 2012

POESÍA: el arte de mirar con amor


La poesía está en cada paso que doy, en cada hoja que baila mientras camino, en cada yema del viento que acaricia mi rostro, en cada rayo de sol que deslumbra mi mirada, en el oxígeno que inhalo. La poesía es el color que envuelve la vida, la energía que todo lo abraza y todo lo ama. Esa energía que me traspasa y me llena de amor. Que percibo en los ojos de los que ven, en los labios de los que sonríen y en la piel de los que abrazan.
El creador y creadora de este universo quisieron que viera el mundo hermoso a pesar de su fealdad, que me creyera libre a pesar de ser esclava del sistema, que amara a todo el mundo por igual a pesar del odio, que viera el rosa en los muros grises de asfalto. Que siguiera soñando cuando todo se vuelve pesadilla.
Y la única certeza que tengo es que yo soy amor. No sé ser otra cosa.
Os comparto esta poesía inspirada en la energía más poderosa que nos concedió el universo.







                                                         

                                                         Kundalini

Entre el espacio vacío de mis piernas
ascienden energías onduladas de la tierra
que me elevan,
que me elevan.

Entre las corrientes del arco de mi espalda
fluyen ríos febriles de lava,
que me abrasan,
que me abrasan.

Entre el vacío espacio de mis pechos
se desenredan mariposas sin vuelo
que tiemblan,
que tiemblan.

Entre los surcos profundos de mis labios
se asientan los verbos sin participios
que no se expresan,
que no se expresan.

Entre mis pestañas se columpian
las gotas del vapor de mis suspiros
que reflejan las estrellas
que nacieron en mis ojos
para que me vieras
para que te vieras.

Inma Sharii (25/05/2012)